Saltar al contenido Saltar al Menu principal Saltar al pie de pagina

Define tus metas financieras y aprende a priorizarlas

Define tus metas financieras y aprende a priorizarlas

Si quieres ahorrar o invertir tu dinero, debes aprender a mejorar tus hábitos. Te explicamos cómo hacerlo.
A lo largo de tu vida, como consumidor financiero has imaginado cumplir una serie de logros en diferentes etapas de la vida, y para hacerlos realidad, requieres de esfuerzo, compromiso y, sobre todo, de buenas prácticas. Por esta razón, es importante que aprendas a priorizar tus metas, identifiques qué quieres, establezcas para cuándo lo quieres y, finalmente, definas cuánto necesitas para lograrlas. Para ello, ten en cuenta lo siguiente:
    
  1. ¿Para qué planeas? Cuando defines metas financieras, puedes planear y programarte en el tiempo: ¿quieres comprar un vehículo o vivienda en el futuro?, ¿quieres financiarte una especialización en otro país?, ¿quieres tener una vivienda más cómoda para tu familia?, ¿quieres asegurar la educación de tus hijos?, o ¿quieres asegurar una vejez tranquila?
  2. Establece cuáles metas son de corto plazo y cuáles de largo plazo para que puedas definir para cuándo necesitas el dinero. De acuerdo con esos planes, debes determinar cuánto dinero necesitas para lograr cada una de estas metas.  
  3. Determina la capacidad y el monto de ahorro semanal o mensual que puedes asumir y que te permitirá ir cumpliendo de manera progresiva cada una de ellas. 
 
Revisa los gastos ayuda:
 
En la medida en que seas capaz, no solo de cumplir tus metas financieras, sino de incrementar la cantidad destinada para el ahorro, estarás asumiendo un hábito financiero ideal. Hay dos maneras de lograr esto: la primera es ampliando tu fuente de ingresos y la segunda, recortando algunos gastos.
Por ejemplo, el pago de impuestos es una obligación que se conoce con antelación. Si los cancelas por anticipado aprovecharás los descuentos y ahí habrá un excedente que podría ir al ahorro. 
 
Genera un excedente. No te excedas en el consumo de servicios públicos, tales como la energía o el agua; busca planes de telefonía celular y televisión más económicos; no te atrases en el pago de las cuotas de tus créditos para no generar intereses de mora; al hacer mercado, compara los precios de los productos y la relación cantidad-calidad, y cuando lo hagas con tus hijos, explícales que hay un presupuesto familiar y que no pueden llevar todo lo que quieran; reduce tus salidas a restaurantes, los pedidos a domicilio y come más en tu casa; compara y consume productos que estén en cosecha, pues serán más baratos.
 
Siguiendo estos pequeños consejos, podrás mejorar tus hábitos de consumo y tendrás la seguridad de que tus planes van por buen camino y que tus metas empezarán a cumplirse en los plazos pronosticados.