Saltar al contenido Saltar al Menu principal Saltar al pie de pagina

La decisión que marcará el rumbo de tu futuro

La decisión que marcará el rumbo de tu futuro

Si en el primer día de trabajo te preguntan a qué régimen de pensión te quieres afiliar y no sabes qué responder, esta información será útil para ti.
Cuando inicias tu vida laboral es importante pensar no solo en el ingreso que vas a recibir, sino también en el futuro. No estás exento de tener un quebranto de salud que te impida trabajar y necesites hacer uso de tu pensión.
 
Por esta razón, es importante contemplar el futuro desde este momento y conocer de qué se trata el Sistema General de Pensiones y cuál es la mejor opción para empezar a cotizar.
 
Este mecanismo fue creado con la Ley 100 de 1993, con el fin de que las personas que tuvieran ingresos en su vida activa pudieran realizar aportes, los cuales en un futuro le garantizarían protección para su vejez. 
 
El sistema contempla dos regímenes: el Régimen de Prima Media (RPM) que es de carácter público y es administrado por Colpensiones, y el Régimen de Ahorro Individual (RAIS), que es privado y dirigido por las Administradoras de Fondos de Pensiones-AFP.
 
Una de las diferencias entre un régimen y otro radica es que, en el RPM, tus aportes van a una bolsa común y en el RAIS, tienes una cuenta individual en la que se guarda el dinero ahorrado más los rendimientos que se generan desde el día de la afiliación. Para conocer más diferencias, te invitamos a consultar nuestro reto financiero “Tu futuro empieza hoy”.
 
Ahora bien, el aporte que debes hacer para esta pensión obligatoria corresponde al 16% de tu ingreso. Cuando trabajas para una empresa, esta se encarga de hacer la consignación; en este caso, el empleador asume el 75% de ese valor y tú pagas el 25% restante.
 
Es decir, que si tienes un ingreso de $850.000, el aporte a pensión debe ser de $136.000, de los cuales $102.000 los asume el empleador, y tú, del salario pagas $34.000.
 
Si por el contrario eres un trabajador independiente, debes cubrir el total del pago y hacerlo en el fondo que elijas.
 
Además del aporte y las características de cada régimen, es importante que antes de escoger algún camino, revises cuánto es lo que debes ahorrar para la pensión, a qué edad puedes hacerlo, con el aporte que realices, cuánto recibirás en el futuro, entre otros. Una vez cuentes con esta información, podrás seleccionar la mejor opción para ti.