Saltar al contenido Saltar al Menu principal Saltar al pie de pagina

Tu carta de navegación hacia puerto seguro

Tu carta de navegación hacia puerto seguro

En la implementación de tu idea de negocio o tu microempresa resulta clave definir un plan financiero.
En el momento de iniciar tu negocio, una herramienta que marca la distancia entre el éxito o el fracaso es el plan financiero. Este es la ruta de navegación que, entre los principales aspectos, te define las metas económicas a corto, mediano y largo plazo, los recursos que necesitas para que funcione y las claves para crecer y perdurar en el tiempo.
 
¿Qué aspectos debes considerar para elaborar un plan financiero? Los dos insumos principales tienen que ver con la suma (detallada) de recursos que necesitas para empezar tu proyecto y mantenerlo en funcionamiento y, las fuentes desde las cuales vas a obtener esos recursos (¿Son recursos propios? ¿Son recursos de terceros financiados?). Del conjunto de estos dos aspectos resulta el patrimonio.
 
Revisémoslo en el siguiente ejemplo:
 
Juan ha decidido emprender su negocio de bisutería y está elaborando su plan financiero.  Para esto ha considerado inversiones en los siguientes ítems: maquinaria o elementos para la fabricación de las joyas, materias primas (plata, material reciclable, piedras semipreciosas), empaques, remuneración de dos trabajadores, impuestos, licencias de funcionamiento, diseño y material publicitario para promocionar su empresa.
 
Luego de elaborar el listado de los recursos que se requieren para el negocio, Juan definió que cubrirá estos gastos con sus ahorros (recursos propios), un préstamo de un amigo y algún dinero de su familia.
 
Una vez se detallen los recursos que se requieren y se definan las fuentes a través de las cuales va a conseguir dichos recursos, el plan debe contemplar un ejercicio para estimar o simular (para un periodo superior a un año e inferior a cinco años) las ventas que se planean generar mes a mes desde el emprendimiento. Asimismo, debes detallar todos los factores que componen esta suma, los gastos en lo que incurres (costos de operación e impuestos), y establecer, con esas ganancias, en cuanto tiempo recuperarías la inversión inicial de tu negocio. Estos factores te determinan la viabilidad económica de tu emprendimiento o microempresa. 
 
El tercer y último punto a analizar es si con las estimaciones de ingresos, vas a poder pagar los gastos ocasionados periódicamente. Si estos recursos no son suficientes, debes definir cómo vas obtener esos ingresos para cubrirlos (flujo de caja o liquidez).
 
En resumen, el plan financiero de tu negocio debe contener: patrimonio, viabilidad económica y flujo de caja