Saltar al contenido Saltar al Menu principal Saltar al pie de pagina

Cumplir las metas es cuestión de pequeñas victorias

Cumplir las metas es cuestión de pequeñas victorias

Cuando tu plan de vida financiera es exitoso, tienes la motivación necesaria para seguir trabajando por tus sueños.
Asumir buenas prácticas financieras contribuye a la calidad de vida y el bienestar a mediano y largo plazo. Sin embargo, no es suficiente con tener un plan elaborado. Es preciso verificar oportunamente que las metas se estén cumpliendo, que se sigue el presupuesto y que algunos gastos (variables) se estén controlando.  
 
Lo primero es empezar a forjar una cultura del ahorro, revisando a detalle el presupuesto y creando un plan, pues suele ocurrir que muchas cantidades destinadas para algunos gastos no coinciden con la realidad, ya sea porque los cálculos se exceden o porque se quedan cortos.  La tarea de optimizar los recursos para cumplir las metas, es algo que va más allá de llegar con calma a fin de mes. 
 
Es una misión de pequeñas victorias. En este camino hay que verificar de manera permanente que no se estén haciendo ‘cuentas alegres’ y es necesario establecer pequeños ‘altos’ en el camino para preguntarse: ¿cómo va mi plan? Por ejemplo, si tu meta inicial es emprender un plan de ahorro y, además, llegar con dinero a fin de mes, una ‘pequeña victoria’ sería aprender a recortar gastos. Es decir, al momento de elaborar el nuevo presupuesto para el mes siguiente, identifica en qué puedes hacer ajustes de acuerdo con la experiencia del mes anterior, esto te permitirá optimizar gastos y podrás tener margen de maniobra en otros frentes u obligaciones. 
 
Si el reto es incrementar el ahorro en un punto porcentual cada mes, hasta llegar a la cifra del 10% de tu ingreso, pasado el primer semestre puedes analizar cómo has dado ese paso con éxito, sin que tu flujo de caja o ‘bolsillo’ lo hayan resentido. Hay otras metas cuya verificación es el logro en sí, como completar la cuota inicial para una vivienda, ahorrar la totalidad del costo de un curso de idiomas, reunir la plata para saldar una vieja deuda. 
 
Las pequeñas victorias se encargarán de mantenerte motivado y renovando tus planes de ahorro e inversión, pues la disciplina te habrá enseñado que la planeación financiera es el mejor camino para acercarse a tus sueños y hacerlos realidad.