Saltar al contenido Saltar al Menu principal Saltar al pie de pagina

¿En qué régimen pensionarse?

¿En qué régimen pensionarse?

Prepara con tiempo el régimen que elegirás para pensionarte y no esperes llegar al límite de los 10 años antes de cumplir con tu edad de retiro.
El sistema pensional no es una camisa de fuerza. Ten en cuenta que es flexible y debes conocerlo a fondo para obtener el mayor provecho. Es importante saber que cuando falten 10 o más años para jubilarte, si te quieres trasladar de régimen deberás recibir una asesoría obligatoria, para definir en qué régimen se te otorgará tu pensión o la prestación que corresponda, en caso de no cumplir los requisitos para pensionarte.

La ley dicta que las mujeres se pensionan a los 57 años y los hombres a los 62, si lo que quieres es cambiarte de régimen, tienes hasta los 47 y 52 años respectivamente, para tomar una decisión. En consecuencia, cuando cumplas 46 o 51 años según te corresponda, comienza a   analizar tu situación para que recibas   tu asesoría a tiempo antes de cumplir la edad establecida por la ley. 

Ten en cuenta que a lo largo de tu vida laboral puedes hacer cambios entre regímenes cada 5 años, o entre fondos privados cada 6 meses, pero la última oportunidad para cambiarte solo se puede dar antes de que te falten 10 años para disfrutar de tu pensión o la prestación que corresponda. Si tomas la decisión por fuera de este tiempo ya no habrá mucho que hacer, deberás continuar con el régimen que tengas al momento de cumplir la edad límite y pensionarte o recibir la prestación que corresponda bajo las condiciones de ese régimen.

En esta asesoría que debe hacerse, se evalúan diferentes aspectos, entre ellos la proyección de ingresos en esos próximos 10 años, los aportes ya realizados, el capital acumulado y el número total de semanas cotizadas, entre otros.

Ten presente que cada caso es diferente y tiene sus propias particularidades, tanto así que, aun teniendo las mismas características laborales y salariales de un compañero de trabajo actual, la prestación que te corresponda puede ser diferente a la de esa persona, ya sea por sus aportes en el pasado, su historia salarial, su entorno familiar, así como la rentabilidad del fondo al que estuvieron vinculados. Lo que tienes que tener claro es que cada caso es único y no se pueda comparar. Por ello es necesario que busques una asesoría personalizada para consultar tu situación.