Saltar al contenido Saltar al Menu principal Saltar al pie de pagina

Un paso importante para adquirir vivienda propia

Un paso importante para adquirir vivienda propia

Las entidades financieras ofrecen alternativas para comprar vivienda cuando no tienes la totalidad del dinero para hacerlo de contado.
Si vas a hacer la inversión de tu vida en la vivienda de tus sueños, no cuentas con la totalidad de los recursos y tus ahorros te alcanzan solo para la cuota inicial, acude a las alternativas que te ofrece el sistema financiero.
 
El crédito hipotecario es un vehículo mediante el cual puedes financiar la compra del inmueble. Este, maneja tasas de interés más bajas que otros productos de financiación, los plazos son largos y oscilan entre los 5 y 30 años.
 
Una de las características de este crédito tiene que ver con el desembolso. Una vez aprobado por la entidad financiera, esta gira los recursos directamente a la constructora (en el caso de vivienda nueva) o al vendedor (cuando se trata de vivienda usada).
 
Como el valor del crédito suele ser alto, se constituye en garantía de pago una hipoteca sobre la vivienda, la cual es liberada una vez has pagado la totalidad de los recursos (incluyendo intereses) a la entidad financiera.
 
La aprobación del crédito es rigurosa y puede tardar más tiempo del habitual. Este proceso depende de tu historial crediticio (comportamiento frente a obligaciones pasadas y presentes) y de la capacidad de pago que tengas para asumir la deuda, entre otras políticas específicas de la entidad.
 
En caso que cuentes con un ingreso familiar mensual de hasta ocho salarios mínimos y la vivienda que aspiras a comprar tenga un precio inferior a los 135 salarios mínimos mensuales, entre otros requisitos, el Gobierno brinda un subsidio a la tasa de interés.