Saltar al contenido Saltar al Menu principal Saltar al pie de pagina

Planea tu presupuesto y acércate a tus metas

Planear tu presupuesto es la clave para llegar a cumplir tus propósitos.

 

Concientízate de la importancia de hacer un presupuesto

Un presupuesto es un plan que te permite identificar lo que ganas y lo que gastas, planificar y ajustar en qué y cómo vas a utilizar el dinero. Llevar un presupuesto te ayuda a:
 
• Entender y ajustar el costo del estilo de vida que llevas.
• Reducir la ansiedad de poder cumplir con tus pagos.
• Administrar correctamente el dinero (o controlar tus gastos).
• Aprovechar los recursos para el cumplimiento de metas en cada etapa de tu vida.
 

Paso 2: Identifica tus ingresos

Recopila toda la documentación posible, como desprendibles de nómina y estados de cuenta bancarios, que te permitan hacer una estimación precisa de la cantidad de dinero que ingresa cada mes.

Paso 3: Identifica tus gastos base (gastos recurrentes mes a mes)

Recopila la información de tus gastos necesarios, aquellos que requieres para desempeñar todas tus actividades normales y recurrentes, establece un listado de todos ellos, estima un presupuesto individual y agrúpalos por categorías.

Paso 4: Detalla tus gastos extra

En este punto, pronostica todos aquellos gastos puntuales (viajes, compras, regalos, fechas especiales, etc.) que piensas realizar en el año. Sé meticuloso y realista con lo que presupuestes, y evita crear una lista de deseos o regalos.

Paso 5: Detalla tus deudas y flujos de pago

Toda deuda adquirida tiene un flujo de pago asociado, detalla estos acuerdos de pagos y revisa las fechas en las que te comprometiste a pagar.

Paso 6: Construye tu presupuesto

Cumplidos los pasos anteriores, elabora tu presupuesto y proyéctalo a un año. Suma tus ingresos y deduce tus deudas, descuentos y gastos.

Paso 7: Analiza y afina el presupuesto

Una vez tengas el presupuesto construido, realiza un análisis de tus gastos (estratificando por categoría, mes, monto, etc.) y prioriza tus compromisos. De esta manera, al final de cada mes, tendrás un saldo a tu favor y liquidez para cubrir otros gastos. Incluso, es posible que te sobre dinero para tu fondo de ahorro o fondo de emergencias. 
Si después de tu ejercicio, ves que no tienes dinero suficiente para cubrir tus planes, ajusta y reduce gastos hasta que logres el punto de equilibrio.