Saltar al contenido Saltar al Menu principal Saltar al pie de pagina

Una forma simplificada de pagar tus impuestos

Una forma simplificada de pagar tus impuestos

El monotributo es la forma más fácil para que comerciantes al por menor y personas naturales estén al día con los impuestos nacionales.

El monotributo es un impuesto que unifica el pago de los deberes tributarios con la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales –DIAN- y los correspondientes a los Beneficios Económicos Periódicos –BEPS- que se reconocen por medio de Colpensiones o a Riesgos Laborales, una vez por año.   
 
Está destinado a personas naturales que tienen alguna actividad económica de comercio al por menor, que voluntariamente se acogen a este, y que cumplen con las siguientes características: 
 
  • Quienes tengan establecimientos comerciales con un área inferior a 50 metros cuadrados.
  • Quienes tengan ingresos brutos que oscilen entre los 1400 UVT y los 3500 UVT.
  • Personas naturales que sean elegibles para el programa de servicio social complementario de Beneficios Económicos Periódicos (BEPS); o las personas que hayan efectuado cotizaciones al Sistema General de Pensiones y al régimen contributivo en salud por lo menos durante 8 meses del año anterior.
  • Quienes desarrollen actividades económicas del comercio al por menor (por ejemplo: tiendas, peluquerías, ferreterías, charcuterías, carnicerías, servitecas, tiendas de tecnología, deportivas, de ropa y accesorios; venta de electrodomésticos, librerías, papelerías, droguerías y comercio online).

El impuesto opera en dos categorías: 

  1. Monotributo BEPS: Dirigido a quienes tengan ingresos inferiores a un salario mínimo y estén afiliados al sistema subsidiado de salud. En este, una parte del impuesto se convierte en ahorro para el un programa de previsión frente a los riesgos de la vejez, y otra parte va a la DIAN. Además, le garantiza el acceso a un seguro por muerte, auxilio funerario, cobertura para enfermedades graves e incapacidad. 
     
  2. Monotributo ARL: Dirigido a quienes han hecho al menos ocho cotizaciones a salud y pensión en el periodo anterior y estén afiliados a una Administradora de Riesgos Laborales. En este caso, el beneficio es que una parte de la tarifa del monotributo se destina al aporte de riesgos laborales sobre el ingreso de un salario mínimo y otra parte va a la DIAN.
En cualquiera de las dos opciones, por el pago, tienes el derecho a usar datáfonos sin reconocer el impuesto de retención en la fuente y a afiliarte a una caja de compensación. 
 
El pago del impuesto puede hacerse en abonos entre septiembre de 2018 y el 30 de enero de 2019. El valor del impuesto está definido por categorías que operan en función de los ingresos brutos anuales de la siguiente forma: