Saltar al contenido Saltar al Menu principal Saltar al pie de pagina

La combinación que determina tu pago

El Registro de Información Tributaria (RIT) es el mecanismo por el cual tu actividad empresarial es clasificada.
 
En tu condición de microempresario, uno de los impuestos que estás obligado a pagar es el ICA (Industria y Comercio, Avisos y Tableros). Este aplica aún si operas bajo el marco de persona natural o persona jurídica. Es importante que sepas que este es un registro diferente al RUT, por medio del cual la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales –DIAN- clasifica tu actividad económica para efectos tributarios del orden nacional.
 
¿Qué tener en cuenta entonces sobre el RIT?
El RIT está asociado al pago de un impuesto de carácter territorial/ municipal.  Por tal razón está en cabeza de las Secretarías de Hacienda y no del distrito.
Estás obligado a solicitar el RIT dos meses después de que inicies operaciones.
El RIT clasifica la actividad económica tuya o de tu microempresa. Con fundamento en esta se establece el porcentaje a pagar por el Impuesto de Industria y Comercio – ICA- y el de Avisos y Tableros.

La expedición del RIT no genera costo alguno.

A partir del RIT y de acuerdo con tu régimen tributario (Común o Simplificado) estás en la obligación de declarar y pagar sobre el ICA con una periodicidad bimensual o anual.
 
En tu condición de microempresario, debes saber que tienes obligaciones sobre el Impuesto al Valor Agregado, IVA en relación con la venta de productos o servicios que están gravados. El régimen simplificado aplica para las personas naturales exclusivamente: es decir si la constitución de tu empresa está determinada así  podrías revisar si eres régimen común (según las condiciones descritas para este, principalmente definido por el ingreso).
 
En el caso del régimen común, aplica para algunas personas naturales y para todas las jurídicas. Las principales características del régimen común tienen que ver con la condición de expedir facturas (previa autorización de la DIAN) por la comercialización de sus productos o servicios, la obligación de cobrar el IVA, de declarar el impuesto de renta y de llevar contabilidad. 
La(s) actividad(es) económica(s) clasificada en RUT y RIT deben coincidir.  De lo contrario es necesario actualizar este último.