Saltar al contenido Saltar al Menu principal Saltar al pie de pagina

Mi vivienda, subsidiada

Antes de aplicar a alguno de los programas de subsidio para la compra de vivienda, revisa si cumples con las condiciones para aplicar a uno.
 

Uno de los grandes estímulos para que accedas a tu vivienda propia es el acceso a un subsidio que te beneficie sobre el precio, la cuota o la tasa de interés, según corresponda. Sin embargo, antes de embarcarse en el proyecto de compra, verifica si eres elegible a uno de los subsidios.

Previo al proceso de verificación de los requisitos propios de las entidades encargadas de otorgar los subsidios, de alistar la documentación exigida y de iniciar el trámite, es muy importante que consideres estos aspectos que pueden frustrar tu expectativa de ser beneficiario.

No puedes haber sido beneficiario, de un subsidio de vivienda pues este beneficio se otorga por una sola vez.

No puedes aplicar simultáneamente, a un subsidio a través de la caja de compensación familiar y a uno de los impulsados por los programas del Gobierno Nacional.

Incumplir con los requisitos propios de cada programa respecto del límite de ingresos mensuales, la condición laboral y/o el valor y ubicación del inmueble.

De la misma forma, ten en cuenta que para aplicar al subsidio tienes dos opciones: a través de los programas del Gobierno Nacional o a través de las cajas de compensación familiar. En el primer caso, revisa con detalle a que categoría podrías aplicar y cuáles son los beneficios que obtienes. Recuerda que también hay un programa dedicado a obtener alivio en la tasa de interés de tu crédito hipotecario y que está abierto a todos los colombianos.

En el caso de las cajas de compensación familiar, te en cuenta que debes ser afiliado, tener ingresos inferiores a los cuatro salarios mínimos legales vigentes y no ser propietario de vivienda alguna en el país. Los subsidios entregados por esta vía son válidos para Vivienda de Interés Social o Vivienda de Interés Prioritario.