Saltar al contenido Saltar al Menu principal Saltar al pie de pagina

Negocios de familia

El éxito de tu microempresa familiar depende de una buena combinación entre administración eficiente, distribución de responsabilidades e independencia.
 
No basta con una buena idea de negocio. Si tu empresa tiene origen o estructura familiar, es importante que revises algunos factores críticos que mitigan los riesgos de que esta pueda desaparecer y generar conflictos entre sus integrantes.
Establece con suficiente claridad la participación societaria de cada miembro familiar. Cuánto capital va a aportar cada socio y cuál es el tipo de sociedad que se va a implementar. Buscar la independencia entre el patrimonio familiar y el de la empresa.
Define detallada y específicamente los roles de los integrantes familiares. ¿Quién va a hacer qué? Establece también las competencias (habilidades específicas requeridas) de cada rol y revisa si los familiares cuentan con ellas. En algunos casos debes tomar la decisión de contratar terceros, en otros, buscar alternativas de formación en esas competencias.
Comunicación y solución de conflictos. Establece una clara diferenciación entre las relaciones familiares y las de la empresa. Define mecanismos para la relación de los conflictos que puedan surgir en el desarrollo de las actividades de la microempresa.
Planeación. Establece, en común acuerdo con los otros integrantes de la familia, los objetivos de corto, mediano y largo plazo y cuáles son las estrategias para cumplirlos.
Define el gobierno de la compañía. Es importante que establezcas las instancias necesarias para la toma de decisiones: ¿asamblea, consejo, junta asesora, delegación en un tercero?
Se sugiere revisar la constitución de un protocolo de familia que ayude a formalizar los puntos mencionados anteriormente.